« »

Vacaciones e incapacidad temporal

Vacaciones e incapacidad temporal

El derecho a las vacaciones se regula en el artículo 40.2 Constitución Española “los poderes públicos (…) garantizarán el descanso necesario, mediante la limitación de la jornada laboral, las vacaciones periódicas retribuidas.”

En el Estatuto de los trabajadores se regula en el artículo 38 ; a  nivel Europeo aparece en el artículo 7 de la Directiva 2003/88/CEE y a nivel internacional en el Convenio 132 sobre las vacaciones pagadas de la  OIT ratificado por España en 1970.

¿Qué derechos derivan del derecho a las vacaciones?

  • Derecho a un período de descanso anual.
  • A que ese período sea retribuido por el empresario.
  • De acuerdo al apartado 1 del artículo 38 ET todo trabajador tiene derecho a 30 días anuales de vacaciones retribuidas.

Problemática de las vacaciones y la incapacidad temporal

El artículo 38.3  del Estatuto de los Trabajadores en su párrafo segundo y tercero hace referencia a la incapacidad temporal y al disfrute de las vacaciones.

La jurisprudencia ha sido moderada respecto a la conservación de las vacaciones durante situaciones de incapacidad temporal. En un principio se diferenciaba entre las bajas por maternidad y las ocasionadas por enfermedad o accidente. Reconociendo el derecho al disfrute de vacaciones solo a las primeras.

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 20/01/2009 (Asunto C-350/2006 y 520/2006, Shultz Hoff)  marcó un antes y un después en este asunto. Reconocía de forma genérica el disfrute de las vacaciones tanto para las bajas por maternidad como por enfermedad o accidente. La interpertación favorece la conservación del derecho a disfrutar las vacaciones cuando coinciden en todo o en parte con una incapacidad temporal.

La sentencia del Tribunal Europeo declara: el trabajador tiene derecho a disfrutar de sus vacaciones en otro período que no coincida con su baja por enfermedad, cuando no hubiera podido disfrutarlas durante ésta.

A nivel nacional muy importante la sentencia del Tribunal Supremo de 3 de octubre de 2012 que sigue la interpretación del Tribunal Europeo.

Interpretación Tribunal Supremo

La cuestión que se debate es el solapamiento de las vacaciones con una incapacidad temporal, en este caso por enfermedad común.

La incapacidad temporal provoca la suspensión del contrato de trabajo y por ello, la suspensión exonera de las obligaciones recíprocas de trabajar y remunerar el trabajo (artículo 45 ET)

Por ende, se debe entender que el derecho al disfrute de las vacaciones queda en suspenso. La situación de incapacidad temporal suspende el contrato de trabajo con independencia de que el trabajador se encuentre trabajando o de vacaciones en el momento de la concurrencia de la situación de la incapacidad temporal. Si esto no fuera así, se computarían como vacaciones días en los cuales el contrato está en suspenso

El Tribunal, siguiendo la línea del TJUE, reconoce el derecho al disfrute de las vacaciones después de la incapacidad temporal, si ésta ocurrió antes del período vacacional o del disfrute del tiempo restante de las vacaciones, cuando la incapacidad temporal surgió durante las vacaciones.

Además la sentencia señala: tratar de modo distinto las situaciones de concurrencia de vacaciones e incapacidad temporal, dependiendo del inicio de la IT, solo se podría justificar cuando la baja no fuera ajustada a derecho o hubiera indicios de fraude.

Legislación actual

Tras las sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el Tribunal Supremo, la reforma laboral de 2012 introduce un tercer párrafo en el artículo 38.3 del Estatuto de los Trabajadores.

Artículo 38.3 ET
En el supuesto de que el periodo de vacaciones coincida con una incapacidad temporal por contingencias distintas a las señaladas en el párrafo anterior que imposibilite al trabajador disfrutarlas, total o parcialmente, durante el año natural a que corresponden, el trabajador podrá hacerlo una vez finalice su incapacidad y siempre que no hayan transcurrido más de dieciocho meses a partir del final del año en que se hayan originado.

La reforma laboral de 2012 posibilita que se disfruten de las vacaciones, si coinciden con la incapacidad temporal. El legislador adecua nuestra normativa a la Directiva Europea y al Convenio de la OIT.

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *