« »

¿Es legal grabar conversaciones?

grabar conversacionesEl artículo 18.3 de la Constitución española indica:

3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.

Pero nos podemos preguntar: ¿nuestro Derecho contempla las grabaciones y su uso posterior? ¿se pueden usar como prueba en un juicio? La respuesta a estos interrogantes es depende.

Hay que tener en cuenta dos supuestos, una cosa son las grabaciones propias, es decir, que participes en ellas y otra cosa son las grabaciones ajenas.

Si una persona no es parte en la conversación y la graba, está vulnerando un derecho fundamental reconocido en el artículo 18.3 CE, pero si graba una conversación propia no comete ningún ilícito.

Grabación de una conversación como medio de prueba

La doctrina del Tribunal Supremo considera que aunque la grabación se haya realizado sin autorización del interlocutor, y por tanto se grabó ocultándoselo y sin ser advertido de ello, tiene validez como medio de prueba.

Las razones por las cuales la grabación de una conversación como medio de prueba válido y eficaz son:

  • La grabación no produce ninguna afectación del derecho al secreto del art. 18.3 Constitución Española, siempre y cuando no hay interferencia de alguna de las comunicaciones por parte de un tercero ajeno a las mismas.
  • La grabación supone el simple registro de una conversación presencial por quien tenía acceso legítimo a lo hablado.
  • Debe ser una conversación en la cual haya participado la persona que la ha grabado.
  • No cabe entender producida la  vulneración del derecho a no “declarar contra sí mismo” ni “a declarase culpable“, porque esto solo se aplica en las relaciones directas con autoridades como la judicial o policial.
  • Será lícito como  medio de prueba, siempre y cuando la conversación grabada no afecte a la esfera íntima de la vida de la persona grabada, además quien haya grabado la conversación debe ser el interlocutor y parte en el procedimiento donde quiera hacerse valer esa prueba.
  • Si lo grabado fueron manifestaciones prestadas voluntariamente, sin haber sido forzada ni obligada la otra persona,  la grabación será tenida en cuenta como medio de prueba debiendo ser valorada junto con el resto de pruebas por el Juzgado o Tribunal.

¿Puedo grabar a mi jefe?

¿Un trabajador puede grabar conversaciones con los jefes? ¿Lo puede usar como prueba?

Un trabajador puede grabar conversaciones con sus responsables sin su consentimiento, pero hay que cumplir unos requisitos:

  • Que se participe en la conversación
  • Que se trate de temas de trabajo
  • Que la conversación se realice en el centro de trabajo, con carácter general.

No es necesario avisar ya que si se avisa, no se podrá grabar lo que se quiere demostrar. Estas grabaciones aunque sean lícitas, no se pueden difundir solo se pueden usar en el juicio, ya que si se difunden sí se vulneraría el derecho a la intimidad de la persona grabada.

Dichas grabaciones se puede aportar como medio de prueba en un juicio, artículo 90 Ley reguladora de la Jurisdicción Social.

Artículo 90.1 LRJS
1. Las partes, previa justificación de la utilidad y pertinencia de las diligencias propuestas, podrán servirse de cuantos medios de prueba se encuentren regulados en la Ley para acreditar los hechos controvertidos o necesitados de prueba, incluidos los procedimientos de reproducción de la palabra, de la imagen y del sonido o de archivo y reproducción de datos, que deberán ser aportados por medio de soporte adecuado y poniendo a disposición del órgano jurisdiccional los medios necesarios para su reproducción y posterior constancia en autos.

Doctrina Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo dictó una sentencia en fecha 20 de noviembre de 2014 se establece que la grabación por parte de un trabajador de una conversación con su empleador (en el contexto de un conflicto laboral), no constituye vulneración ni del derecho a la intimidad ni del derecho al secreto de las comunicaciones.

Esta doctrina ha sido sentanda por el Tribunal Supremo en otras reoluciones. Por ello, el empelado puede válidamente grabar conversaciones con su empleador sin su consentimiento, siempre que quien graba sea uno de los interlocutores. Pero esto no quiere decir que la conducta esté exenta de límites. Si la conversación desvela aspectos de la vida privada de la otra parte, su difusión podrá constituir una instromisión ilegítima, salvo que se justificara que es idónea, necesaria y proporcionada. Además en el caso que la conversación albergue datos personales, deben respetarse los condicionamientos de la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal.

Grabación de un cliente a su abogado

El pasado 9 de febrero de 2017 la Audiencia Provincial de Pontevedra en sentencia 59/2017 de 9 de febrero, falló a favor del cliente de un abogado al que se le reclamaban unos honorarios que superaban los 6.000 euros y pudo probar mediante una grabación que dichos honorarios eran muy inferiores (210 euros).

La parte recurrente alegaba que la prueba de la grabación era inadmisible, al tratarse de un supuesto de intromisión ilegitima en su intimidad con violación del referido derecho constitucionalmente protegido. La sentencia de instancia llega a la conclusión que la conversación mantenida entre el abogado y el cliente no puede considerarse una intromisión ilegítima en su intimidad profesional. Se cumplen los requisitos que hemos visto anteriormente: en este caso el cliente era la interlocutora (participaba en la conversación), no se usó engaño alguno para lograr esas declaraciones, el mero hecho de que la grabación se realizara sin consentimiento no supone intromisión ilegítima a su intimidad y la grabación se limitó a la actividad como abogado contratado por el cliente.

La Audiencia argumenta: “...para calificar una grabación como ilícita por tanto atentatoria a un derecho fundamental, en el caso el derecho a la intimidad, es preciso que se graben actos de la vida privada del sujeto o familiar y además es necesario que la grabación pueda ser calificada de cámara oculta, calificativo que no tienen las grabaciones en las que el autor de la misma es parte integrante de ese acto grabado.”

Este medio probatorio no es ilícito al no suponer una intromisión ilegítima en la intimidad del letrado ni vulnerar el secreto de las comunicaciones, aunque se realizara sin consentimiento ni conocimiento del demandante. No se han grabado actos de la vida privada del interlocutor y la grabación no puede calificarse de cámara oculta al ser el autor de la misma parte integrante del acto grabado.

Conforme a la jurisprudencia constitucional, las conversaciones grabadas pueden ser aportadas como prueba lícita en juicio si en ellas se interviene directamente, y siempre y cuando no verse sobre la vida personal o familiar de la otra persona que está siendo grabada, incluso sin la autorización de ésta. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que el letrado no realizó las manifestaciones grabadas de manera provocada, sino que libre y espontáneamente comunicó a su cliente las gestiones realizadas en el cumplimiento del servicio encomendado y los honorarios devengados por ello. Y por último, hay que señalar que el contenido de la grabación no ha sido divulgado a terceros ajenos a las partes implicadas en la conversación.

« »

2 Respuestas a ¿Es legal grabar conversaciones?

  1. Francisco dice:

    Excelente artículo
    Gracias por compartir y hacernos más sabios y temas que desconocemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *