« »

El abandono del puesto de trabajo

abandono del puesto de trabajo

El abandono del puesto de trabajo, también conocido como dimisión táctica, se trata de un acto voluntario y unilateral del trabajador por medio del cual se extingue el contrato de trabajo.

Se diferencia con la dimisión o renuncia voluntaria en que el trabajador no cumple con el requisito del preaviso que el artículo 49.1.d) del Estatuto de los Trabajadores establece.

Artículo 49.1.d) Estatuto de los Trabajadores
d) Por dimisión del trabajador, debiendo mediar el preaviso que señalen los convenios colectivos o la costumbre del lugar.

El trabajador no manifiesta su voluntad de poner fin a la relación laboral, pero con su conducta revela su intención de romper el vínculo laboral.

En el Estatuto de los Trabajadores no se hace mención expresa de esta figura, ha sido desarrollada por la jurisprudencia y la doctrina. La doctrina mayoritaria entiende por abandono del puesto de trabajo tanto la falta de preaviso como la inasistencia del trabajador a su puesto de trabajo, bajo mi punto de vista es la que más encaja con la esencia del abandono del puesto de trabajo.

Efectos

El efecto principal del abandono del puesto de trabajo es la extinción de la relación laboral a instancia del trabajador. Esta voluntad del trabajador no puede estar viciada puesto que se trata de un acto del trabajador vinculante e irrevocable puesto que no tiene la opción de la retractación, salvo que lo acepte la empresa.

Al tratarse de una dimisión tácita, sin que medie preaviso, estamos ante un incumplimiento de las obligaciones contractuales del trabajor y esto podrá generar el derecho del empresario a una indmenización por los daños y perjuicios ocasionados por la ausencia del trabajador. La jurisprudencia ha establecido que la cuantía de dicha indemnización será el equivalente a los salarios de los días de preaviso incumplidos.

El trabajador no tendrá derecho a cobrar prestación por desempleo ni derechoa una indemnización por extinción de la relación laboral.

Faltas de asistencia versus el abandono

Hay que diferenciar entre el mero incumplimiento del trabajador y el abandono cuando se produce por inasistencia laboral. Se debe determinar la verdadera intención del trabajador puesto que las faltas de asistencia no tienen por qué suponer la voluntad extintiva del trabajador.

La voluntad del trabajador se debe manifestar de forma clara, que no dé lugar a dudas, pero hay veces que es difícil distinguir entre un incumplimiento esporádico del cese en la prestación de servicios como forma de extinguir el contrato de trabajo.

La voluntad de extinguir la relación laboral debe ser inequívoca e indiscutible, por eso una conducta de inasistencia al trabajo, se debe entender como una falta. El abandono debe apreciarse de forma restrictiva. La razón de interpretar la dimisión y el abandono de forma restrictiva se debe a su carácter excepcional. El desistimiento por parte del trabajador no es algo habitual, lo normal es que el trabajador quiera conserva su puesto de trabajo, de acuerdo al principio de estabilidad en el empleo.

Si estamos ante faltas de asistencia por parte del trabajador con ánimo incumplidor, el empresario tiene legitimidad para sancionarle e incluso despedirle. El artículo 54 de Estatuto de los Trabajadores considera, entre otros, las faltas de asistencia repetidas e injustificadas como incumplimientos contractuales y faculta al empresario a extinguir la relación laboral mediante el despido disciplinario.

Como se trata de un despido y no un abandono, el trabajador sí tiene derecho a prestación por desempleo (artículo 208 de la Ley General de la Seguridad Social).

« »

2 Respuestas a El abandono del puesto de trabajo

  1. Gabriela dice:

    He abandonado mi trabajo harta de las humillaciones por parte de mi jefa y delante de los clientes, asi que cogí mis cosas y me marche, tengo derecho a cobrar los días trabajados?

    • Hola Gabriela,

      Sí, tienes derecho a cobrar los días trabajados tras una baja voluntaria, también se debe incluir la parte proporcional de las pagas extraordinarias (si no las tienes prorrateas) y los días de vacaciones generadas y no disfrutadas. Normalmente cuando se causa baja voluntaria en la empresa, se suele preavisar con 15 días de antelación. Si se incumple el preaviso, te lo podrían descontar del finiquito.

      Pero tu caso es diferente porque dejas el trabajo a consecuencia de un comportamiento grave y culpable del empresario. Podrías solicitar la extinción de la relación laboral (Artículo 50 Estatuto de los Trabajadores). En cualquier caso, ponte en contacto con un profesional para que ver qué posibilidades tienes.
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.