Categoría: Derecho Mercantil

La devolución de los gastos hipotecarios

devolución gastos hipotecariosEl 23 de diciembre de 2015 el Tribunal Supremo dictó una sentencia donde consideraba abusivas las cláusulas sobre gastos de formalización de hipotecas y por tanto, nulas de pleno derecho.

Las cláusulas abusivas son aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y aquellas prácticas no consentidas expresamente, en contra de las exigencias de la buena fe. Creando un perjuicio al consumidor y usuario. Se produce un desequilibrio de los derechos y obligaciones de las partes, así se recoge en el artículo 82 del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.

Igualmente el artículo 89 del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios indica que también son abusivas aquellas cláusulas que hagan cargar al consumidor con los gastos derivados de la preparación de la titulación que por su naturaleza corresponda al empresario. También aquellas que impongan el pago de tributos en los que el sujeto pasivo es el empresario.

Se contravienen normas de carácter imperativo siendo la declaración de nulidad plenamente ajustada a derecho.

¿Cuáles son los gastos que puedo reclamar?

Los gastos hipotecarios son:

  • Los derivados del pago de notaría.
  • Los gastos de gestoría, siempre y cuando la impusiera el banco.
  • Gastos del Registro de Propiedad.
  • Los impuestos y la tasación que se pagaron en el momento de firmar la hipoteca. Respecto al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) hay criterios dispersos sobre su devolución.

Estos gastos varían según la Comunidad Autónoma, el tipo de banco y el año de constitución. Pero aproximadamente serán unos 3.000 euros de devolución de los gastos hipotecarios.

El fraude fiscal de los futbolistas

fraude fiscal en el futbolUna de las cuestiones más controvertidas y polémicas fiscalmente hablando es la tributación de los derechos de imagen de los deportistas y su explotación a través de sociedades. Somos conocedores de múltiples casos de fraude fiscal por parte de deportistas, como el caso de Messi, Di María, Mascherano, Falcao, Carvalho, Coentrao, Xabi Alonso y recientemente Cristiano Ronaldo.

En primer lugar debemos saber qué son los derechos de imagen para entender el tipo de fraude que se hace con estos derechos en el mundo deportivo en general, y en el mundo del fútbol en particular.

Los derechos de imagen de los deportistas

El derecho a la propia imagen es un derecho fundamental recogido en el artículo 18.1 de la Constitución y se desarrolla en la Ley Órgánica 1/1982, de 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Es un derecho de la personalidad, derivado de la dignidad humana y dirigido a proteger la dimensión moral de las personsas. Es un derecho personal e irrenunciable, puede cederse a terceros (teniendo un carácter patrimonial sobre un bien inmaterial). Solo atribuible a las personas físicas. Las personas jurídicas no tienen derecho a la propia imagen debido al carácter personalísimo de este derecho.

Cómo reclamar cláusulas suelo

reclamar cláusulas sueloEl 21 de enero de 2017 se publicaba en el BOE el Real Decreto-Ley 1/2017 de 20 enero sobre protección de consumidores en materia de cláusulas suelo.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 21 de diciembre de 2016 que analizamos en un post anterior “la retroactividad de las cláusulas suelo“, se opone a la jursprudencia nacional que limita los efectos restitutorios tras la declaración del carácter abusivo de las cláusulas suelo.

La sentencia europea ha causado un gran revuelo, se podría decir que en el 2016 fue una de las sentencias más esperadas por todos los operadores jurídicos. Sentencia que no siguió las Conclusiones del Abogado General, hecho poco habitual.

Por ello, el Gobierno se ha visto en la obligación de canalizar todas las reclamaciones de los consumidores afectados solicitando la restitución de las cantidades pagadas en aplicación de las cláusulas suelo.

El Real Decreto 1/2017 desarrolla un procedimiento extrajudicial que facilite que se pueda llegar a un acuerdo con la entidad de crédito.

La retroactividad de las cláusulas suelo

retroactividad de las cláusulas sueloEl TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) ha dictado una sentencia que falla a favor de la retroactividad de las cláusulas suelo, en contra del Dictamen del Abogado General y de la sentencia del Tribunal Supremo que limitaba los efectos retroactivos de esta figura.

Para entender esta esperada sentencia del Tribunal de Justicia debemos saber qué es una cláusula suelo.

¿Qué es una cláusula suelo?

La mayoría de los contratos de crédito dependen del euríbor, los bancos cuando conceden un crédito exigen la devolución de ese euríbor más un diferencial. Por ejemplo, en un préstamo hipotecario se contemplaba la devolución del euríbor+1 (significa que tiene los intereses del euríbor y un punto extra).

El euríbor fluctúa y por ello, en muchos contratos de crédito se incluyen cláusulas de suelo y de techo. Estas cláusulas prevén que aunque el tipo de interés se sitúe por encima de un determinado umbral (techo) o por debajo (suelo), el consumidor seguirá pagando unos intereses mínimos que equivalen a ese umbral y en el caso de las cláusulas suelo no se le aplicará un tipo inferior.

Las garantías del consumidor: caso Volkswagen

En las obligaciones y los contratos se denomina incumplimiento a la desviación del contenido del programa de la obligación.

Así se define en el ámbito civil, pero en la contratación entre empresarios y consumidores se usa la expresión “falta de conformidad del producto”, no se habla de incumplimiento.

El Título IV y en concreto el artículo 114  del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (TRLCU) hace referencia a las garantías del consumidor frente a una falta de conformidad (un incumplimiento).

Artículo 114 TRLCU
El vendedor está obligado a entregar al consumidor y usuario productos que sean conformes con el contrato, respondiendo frente a él de cualquier falta de conformidad que exista en el momento de la entrega del producto.

No cabe la responsabilidad por defectos sobrevenidos o imputables al consumidor.