Categoría: Contratos de trabajo

La modificación de las condiciones de trabajo

modificación de las condiciones de trabajoCuando haya razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, la empresa podrá acordar una modificación de las condiciones de trabajo. Dicha modificación puede ser tanto a nivel individual como colectivo, en este caso nos centraremos en las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo a nivel individual.

El artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores hace referencia a la modificación de las condiciones de trabajo. En el apartado 1 de dicho precepto se hace referencia a las materias que tienen la consideración de modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo:

  • Jornada de trabajo.
  • Horario y distribución del tiempo de trabajo.
  • Régimen de trabajo a turnos.
  • Sistema de remuneración y cuantía salarial.
  • Sistema de trabajo y rendimiento.
  • Funciones, cuando excedan de los límites que para la movilidad funcional prevé el artículo 39.

Las modificaciones sustanciales pueden afectar a condiciones reconocidas a los trabajadores en el contrato de trabajo, acuerdos o pactos colectivos y aquellas decisiones unilaterales del empresario de efectos colectivos.

La antigüedad en el trabajo

antigüedad en el trabajoLa antigüedad en el trabajo comienza desde el primer día que se presta servicios en la empresa. La antigüedad es el tiempo que el trabajador ha prestado servicios para una determinada empresa sin solución de continuidad.

¿Para qué sirve la antigüedad?

La antigüedad se tiene en cuenta no solo para calcular la indemnización por despido (cuanto más tiempo se haya trabajado, más indemnización se tiene derecho a recibir), también es importante en otros casos, por ejemplo:

  • El plus de antigüedad: el trabajador recibe un plus por llevar cierto tiempo en la empresa. Se reconoce en el Convenio Colectivo tanto la cuantía como el cómputo.
  • Si quieres pedir una excedencia voluntaria, debes tener al menos un año de antigüedad.
  • Los ascensos: la empresa debe tener en cuenta la antigüedad del trabajador, entre otros requisitos.
  • Los traslados: aquellos trabajadores con mayor antigüedad tienen preferencia para no ser trasladados.
  • La antigüedad del trabajador se mantiene aunque haya una subrogación empresarial. El trabajador  mantiene todos sus derechos que tenía antes de la subrogación, incluida la antigüedad.

¿Hay que firmar el finiquito o no?

el finiquitoEn el post “Me han despido ¿qué puedo hacer?” hicimos mención al finiquito. Cuando la relación laboral finaliza entre el empresario y el trabajador, la empresa debe facilitar al trabajador una propuesta de liquidación de las cantidades que le debe, es decir, el conocido “finiquito“. También se suele dar un finiquito cuando un trabajador va a iniciar una excedencia.

El artículo 49.2 del Estatuto de los Trabajadores hace referencia a esta figura. En el momento de proceder a la firma del recibo del finiquito, el trabajador puede solicitar la presencia de un representante legal de los trabajadores. Si el empresario lo impidiese, el trabajador lo podrá hacer constar en el propio recibo.

Artículo 49.2 ET
2. El empresario, con ocasión de la extinción del contrato, al comunicar a los trabajadores la denuncia, o, en su caso, el preaviso de la extinción del mismo, deberá acompañar una propuesta del documento de liquidación de las cantidades adeudadas.

¿Qué contiene el finiquito?

Las cantidades que la empresa adeuda al trabajador:

  • Salario de los días del mes en que se produce el despido. Por ejemplo: si me despiden el día 7 del mes, la empresa me tiene que abonar el salario de esos 7 días.
  • Las vacaciones no disfrutadas. Si a fecha de extinción de la relación laboral el trabajador ha generado vacaciones, pero no las ha disfrutado, la empresa debe pagarle esos días y cotizarlos a la Seguridad Social.
  • Pagas extraodinarias. Se tiene derecho a la parte proporcional de las pagas extraordinarias que se hayan generado. La cuantía depende si están o no prorrateadas y si son anuales o semestrales.
  • Horas extras y otros pluses.

¿Puedo trabajar y cobrar el paro?

trabajar y cobrar el paroTodos sabemos que si estás cobrando el paro, es porque no se está trabajando. Pero esto no siempre es así, y como toda regla general tiene sus excepciones. Por eso, se puede trabajar y a la vez cobrar la prestación por desempleo, pero se deben cumplir una serie de requisitos que analizaremos más adelante.

Se puede cobrar el paro y trabajar y esto se puede hacer dentro de la legalidad. La ley recoge esta posibilidad cuando el trabajo es a tiempo parcial, así lo indica el artículo 270 de la Ley General de la Seguridad Social.

Requisitos para trabjar y cobrar el paro

La finalidad de las prestaciones o ayudas por desempleo es que el trabajador tenga unos ingresos mientras busca de forma activa un empleo.

En primer lugar, lo fundamental es que si estás cobrando el paro y vas a trabajar, es obligatorio que lo comuniques al Servicio de Empleo.

Antes solo se podía seguir cobrando el paro mientras se trabajaba, cuando se trataba de trabajos por cuenta ajena. Cobrar el paro y trabajar por cuenta propia era incompatible, pero tras la aprobación de la Ley 31/2015, medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo, se recoge la posibilidad de compatibilizar la prestación por desempleo con el trabajo por cuenta propia con los primeros 270 días de autónomo, o bien se puede solicitar el pago único del paro o suspender la prestación.

El derecho a vacaciones

vacaciones voluntariasCristina Cifuentes, Presidenta de la Comunidad de Madrid, anunció en una rueda de prensa: “Las vacaciones son una cosa muy buena, pero tiene que ser voluntario. Yo prefiero quedarme trabajando, porque no se me ocurre mejor sitio que estar que aquí trabajando en la Puerta del Sol en lo que queda de julio y agosto“.

Estas declaraciones han desatado la polémica y un aluvión de críticas hacia la Presidenta de la Comunidad de Madrid.

Entonces ¿las vacaciones son voluntarias? ¿Se puede renunciar a ellas?

El derecho a vacaciones de los trabajadores

El derecho a vacaciones se regula en el artículo 40.2 de la Constitución española que regula este derecho y en el Convenio sobre las vacaciones pagadas C132 de la Organización Internacional del Trabajo.

Artículo 40.2 CE
2. Asimismo, los poderes públicos (…) garantizarán el descanso necesario, mediante la limitación de la jornada laboral, las vacaciones periódicas retribuidas y la promoción de centros adecuados.

El artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores desarrolla el derecho a las vacaciones anuales. Las vacaciones anuales son retribuidas, no se pueden compensar económicamente y no pueden ser inferiores a 30 días naturales.

Este período de vacaciones corresponde a los trabajadores que trabajan todo el año, si se trabaja menos de un año se tiene derecho a la parte proporcional al tiempo trabajado. Por lo general se tiene derecho a 2,5 días de vacaciones por cada mes trabajado.