Categoría: Derecho foral

Diferencia entre bienes gananciales y privativos

bienes gananciales y privativosEl régimen económico matrimonial lo eligen los cónyuges. En España hay tres regímenes económicos: gananciales, separación de bienes y régimen de participación. Si los cónyuges no dicen nada, se aplicará el régimen de gananciales por defecto salvo en alguna comunidad autónoma que se aplica el régimen de separación de bienes.

Grosso modo, en el régimen de gananciales cada cónyuge conserva su patrimonio privativo (lo que tenía antes del matrimonio) a partir del matrimonio, solo se incrementan esos patrimonios privativos mediante título gratuito y se empieza a formar el patrimonio ganancial (todas las rentas de trabajo que tengan a partir del matrimonio, todo lo que esos bienes produzcan de intereses y todas las rentas e intereses privativos serán gananciales); en el régimen de separación de bienes, cada cónyuge conserva su patrimonio privativo, pero esto  no exime que los cónyuges puedan comprar bienes en copropiedad y contribuir a las cargas del matrimonio; y finalmente el régimen de participación: funciona como la separación de bienes y cuando se liquida, es cuando hay una participación en las ganancias. Se tiene en cuenta el patrimonio inicial y el patrimonio final para calcular la ganancia.

El régimen económico matrimonial se rige por el principio de libertad de estipulación capitular, es decir, el régimen económico será el que los cónyuges acuerden (artículo 1315 Código Civil). También se aplica el principio de mutabilidad, cónyuges pueden modificar su régimen económico tantas veces quieran o puedan. Pero esta libertad de modificar el régimen tiene límites: no puede afectar a terceros, artículo 1317 Código Civil, no se pueden perjudicar los derechos ya adquiridos por terceros.

Se puede desheredar a un hijo

En los testamentos a todos nos suena la figura de las legítimas. El causante cuando tiene herederos forzosos no puede disponer de todos sus bienes, una parte de la herencia por ley tiene que ir para los herederos forzosos. Solo tiene verdadera libertad sobre la parte de libre disposición. O si no tiene herederos forzosos, toda la herencia es de libre disposición.

Se puede desheredar a un hijo

Legítima y mejora

El artículo 806 del Código Civil indica que la legítima es la porción de bienes que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos. Llamados herederos forzosos.

El artículo 823 del Código Civil indica que los progenitores pueden disponer en concepto de mejora, a favor de alguno de sus hijos o descencientes, de una de las dos terceras partes que componen la legítima.

Es decir, la legítima son dos tercios de la herencia, de los cuales un tercio corresponde a la legítima estricta (el testador no puede disponer de él) y el otro tercio a la mejora.

También existe la legítima de los ascendientes, pero es subsidiaria con respecto a la de los hijos o descendientes. En cambio la legítima del cónyuge viudo coexiste con la de los descendientes y ascendientes.

Desheredación

Las legítimas son límites a la libertad de testar. La razón se encuentra en el principio de protección familiar.

Pero esto no es absoluto y nos podemos preguntar si se puede desheredar a un hijo. La respuesta es afirmativa: se puede privar a alguno de los herederos forzosos de su legítima, por causas tasadas en la ley, así lo dispone el artículo 813 del Código Civil.