« »

Un juez dicta sentencias en verso

juez dicta sentencias en versoHoy traemos como curiosidad la historia de un “juez poeta”, dicta sentencias en verso.

Un juez de Tenerife conocido como “el juez poeta”, dicta de forma habiual sus resoluciones en verso.

La Inspección del Consejo General del Poder Judicial abrió un expediente disciplinario contra él. Se alegaba posible falta leve del art. 419.2 LOPJ, pero finalmente fue archivado.

La Inspección alegaba que esas expresiones son improcedentes e innecesarias, además son ajenas a la costumbre judicial. El juez se defendió indicando que se trataba de adornar las resoluciones y con ello el derecho salía ganando.

El motivo fue que escribió en verso una sentencia en la que una azafata pedía ser idemnizada por una academia a la que había asistido para obtener el título. Argmentos que usó el juez para motivar la resolución:

Tinieblas del corazón. La resolución de la litis empieza por el final. ¿Por qué asistió la Sra. Cabo Vizo al juicio si no se había pedido su interrogatorio? Porque le dolía, le duele el corazón. Acaso, ojalá, contribuya la presente a derivar tal dolor hacia el bolsillo (…) . La actora ha luchado con denuedo por su derecho durante tres años (tres cursos, tres viajes, denuncias a Consumo, reclamaciones extrajudiciales, notarios, procuradores,letrados, y comparecencia personal al juicio, privándole la demandada temerariamente de palabra al renunciar a su interrogatorio sin causa justificada ni previo aviso. Y es de justicia, por las razones que siguen, darle razón.

Esta no fue su primera sentencia en verso, en 1999 también tuvo problemas por dictar una sentencia en verso en un caso de separación. En este caso fue sancionado por una falta leve y condenado al pago de una multa.

Algunos párrafos de dicha sentencia:

Procede acceder a la separación/ que imploran tanto el señor Triana,/ al que no le da la real gana/ de soportar la tensión,/ como la señora Sarmiento,/ que no sufriendo escarmiento,/ tras su primer tropezón,/ persiste en el mismo tono,/ y aduciendo el abandono,/ suplica una solución.

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *