« »

El ADN acredita la inocencia

Se declara culpable y el ADN acredita su inocencia

ADN acredita la inocencia

Historia del caso

Un joven fue acusado de un robo con violencia a dos mujeres que se encontraban en su vehículo. El atracador rompió el cristal del coche, las amenazó con el cuchillo y les arrebató los bolsos y otros efectos. Al romper el cristal se hizo cortes en la mano y quedó su sangre en el interior del coche.

El acusado reconoció los hechos y se conformó con la condena de tres años, seis meses y un día de prisión, además las víctimas reconocieron a este joven como el autor de los hechos.

Mientras se ejecutaba la pena de prisión, se unió a los autos un análisis de ADN que había sido remitido al Juzgado de Instrucción un mes antes de que se celebrara el juicio. En el informe se determinaba que los restos de sangre que se encontraron en el vehículo, no pertenecían a este joven. El fiscal solicitó la suspensión de la ejecución y la libertad provisional, aunque siguió en prisión por otras causas.

Se interpuso recurso de revisión ante el Tribunal Supremo.

Fallo del Tribunal

Los restos sanguíneos demostraron la identidad de otro individuo, se inició un procedimiento contra él pero hasta que el Tribunal Supremo no resolvió el recurso, ese proceso quedó archivado por existir cosa juzgada.

El Tribunal Supremo estimó el recurso y con la prueba de ADN se acredita la inocencia del joven que fue acusado, por tanto se anula la sentencia. De acuerdo con el artículo 960 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal:

Artículo 960 LECrim
Cuando por consecuencia de la sentencia firme anulada hubiese sufrido el condenado alguna pena corporal, si en la nueva sentencia se le impusiere alguna otra, se tendrá en cuenta para el cumplimiento de ésta todo el tiempo de la anteriormente sufrida y su importancia.
« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.